Portal de Empleado          Entrega de Documentación

Logo Afianza

¿Qué es el cash flow y cómo se calcula?

Cash flow

El cash flow, o flujo de caja, es un concepto fundamental en la gestión financiera de cualquier empresa. Se refiere al movimiento de dinero que entra y sale de una empresa en un período determinado. El objetivo principal del cash flow es asegurar que la empresa tenga suficiente liquidez para cumplir con sus obligaciones y operar de manera eficiente. Entender y gestionar correctamente el flujo de caja es crucial para la salud financiera de cualquier negocio.

Importancia del cash flow

El cash flow es una de las métricas más importantes, ya que permite evaluar la capacidad de la empresa para generar efectivo, pagar deudas, invertir en nuevos proyectos y distribuir dividendos a los accionistas. Un buen control del flujo de caja también ayuda a identificar problemas financieros antes de que se conviertan en una crisis, permitiendo tomar decisiones informadas y oportunas.

Tipos de cash flow

Existen tres tipos principales de cash flow que debemos tener en cuenta:

  1. Cash flow operativo
  2. Cash flow de inversión
  3. Cash flow de financiamiento

Cash flow operativo

El cash flow operativo es el dinero generado por las actividades principales del negocio. Representa la capacidad de la empresa para generar efectivo a partir de sus operaciones normales, como ventas de productos o servicios. Este tipo de flujo de caja se calcula ajustando el ingreso neto por las partidas no monetarias (como depreciaciones y amortizaciones) y los cambios en el capital de trabajo (como cuentas por cobrar y cuentas por pagar).

Por ejemplo, si una empresa tiene un ingreso neto de 100,000 euros, depreciaciones de 10,000 euros, un aumento en cuentas por cobrar de 5,000 euros y un aumento en cuentas por pagar de 3,000 euros, el flujo de caja operativo sería:

Cash flow operativo=100,000+10,000−5,000+3,000=108,000

Cash flow de inversión

El cash flow de inversión incluye los ingresos y egresos relacionados con la compra y venta de activos a largo plazo, como propiedades, maquinaria o inversiones financieras. Este tipo de flujo de caja refleja las decisiones de la empresa en cuanto a la adquisición y desinversión de activos que son esenciales para su operación a largo plazo.

Por ejemplo, si una empresa compra maquinaria por 20,000 euros y vende un edificio por 50,000 euros, el flujo de caja de inversión sería:

Cash flow de inversión=50,000−20,000=30,000

Es importante tener en cuenta que un cash flow de inversión negativo no siempre es malo, ya que puede indicar que la empresa está invirtiendo en su crecimiento futuro.

Cash flow de financiamiento

El flujo de caja de financiamiento representa las entradas y salidas de efectivo relacionadas con la obtención y reembolso de fondos, ya sea a través de préstamos, emisión de acciones o pago de dividendos. Este tipo de flujo de caja muestra cómo una empresa financia sus operaciones y crecimiento a través de fuentes externas.

Por ejemplo, si una empresa obtiene un préstamo de 50,000 euros, paga dividendos por 10,000 euros y reembolsa parte de un préstamo anterior por 5,000 euros, el flujo de caja de financiamiento sería:

Cash flow de financiamiento=50,000−10,000−5,000=35,000

¿Cómo se calcula el cash flow?

Calcular el flujo de caja puede parecer complicado, pero en realidad es bastante sencillo si se sigue un enfoque estructurado. Aquí te comparto una fórmula básica que utilizo en mi empresa para calcular el cash flow operativo:

  • Ingresos operativos: Comenzamos con el ingreso neto de la empresa, que se puede encontrar en el estado de resultados.
  • Ajustes por partidas no monetarias: Sumamos las partidas que no implican movimiento de efectivo, como depreciaciones y amortizaciones.
  • Cambios en el capital de trabajo: Añadimos o restamos los cambios en las cuentas por cobrar, inventarios y cuentas por pagar.

Cash flow operativo = Ingreso neto + Depreciaciones y amortizaciones + Cambios en el capital de trabajo

Ejemplo práctico

Supongamos que mi empresa tuvo un ingreso neto de 50,000 euros el último trimestre. Además, se registraron depreciaciones por 5,000 euros y un incremento en las cuentas por cobrar de 10,000 euros, mientras que las cuentas por pagar aumentaron en 15,000 euros. El cálculo del cash flow operativo sería:

Cash flow operativo = 50,000 + 5,000 − 10,000 + 15,000 = 60,000

Esto significa que durante el último trimestre, la empresa generó 60,000 euros en efectivo de sus operaciones principales.

Consejos para mejorar el cash flow

Existen varias estrategias para mejorar el flujo de caja de una empresa:

  • Optimizar la gestión de cuentas por cobrar: Reducir los plazos de cobro y establecer políticas claras de crédito puede acelerar la entrada de efectivo.
  • Controlar los gastos operativos: Analizar y reducir costos innecesarios ayuda a mantener un flujo de caja positivo.
  • Negociar mejores condiciones con proveedores: Extender los plazos de pago o buscar descuentos por pagos anticipados puede mejorar la posición de efectivo.
  • Planificar inversiones de manera estratégica: Evaluar cuidadosamente las inversiones y su impacto en el cash flow antes de comprometerse.

Mejora tu cash flow y asegura la salud financiera de tu empresa

El flujo de caja es una herramienta esencial para la gestión financiera de cualquier empresa. Por eso, empresas y empresarios, deben estar atentos a su monitoreo y optimización constante.

Si necesitas ayuda para gestionar tu cash flow y asegurar la salud financiera de tu empresa, puedes contar con nuestro equipo consultores en control de tesorería. Juntos, encontraremos la mejor estrategia para mantener tu negocio en una posición financiera sólida.

Facebook
Twitter
LinkedIn
WhatsApp
Email
Asesoramos a nuestros clientes para ser su socio de máxima confianza.
¿Te podemos ayudar?